LA VEO O VISIÓN EXTRA OCULAR

La Visión Extra Ocular es la capacidad de poder ver el mundo sin usar los ojos materiales, sin trampas ni trucos.

Esto incuye leer, pintar, dibujar, jugar, mirar la televisión, practicar deportes… con los ojos vendados. Y no sólo eso, sino que cuando los niños y niñas la usan, les permite con más facilidad encontrar respuestas a preguntas de examen, a no hacer faltas, a concentrarse más y leer mejor, independientemente del diagnóstico del que partan; a tener más puntería cuando practican deportes …

Es una habilidad que se debe ejercitar desde el momento en el que se activa. Si la persona quiere disfrutar de ella a partir de entonces, tiene que ser constante y practicarla cada día. Es tan potente como sensible, y puede cerrarse de nuevo. Esto significa que los padres deben implicarse en la práctica de sus hijos. A veces, cuando somos niños, no valoramos las cosas de la misma manera que lo podemos hacer de mayores, y podemos tener días de pereza. Si tus hijos desarrollan el hábito de ejercitar la VEO diariamente, de grandes pueden llegar a desarrollar capacidades intuitivas inimaginables.

¿Cuál es su orígen?

El debate está abierto, ya que faltan estudios que den respuesta a cómo es posible que los seres humanos tengamos la capacidad de ver colores, formas, letras, distancias, movimiento… sin necesidad de usar nuestros ojos materiales.

Las hipótesis actuales son tan diversas como maneras tenemos de entender el mundo cada uno de nosotros. A partir de nuestra experiencia, desde el Centre EscreiX, lo que sí hemos observado es que hay un vínculo entre esta capacidad y la mente intuitiva, ya que los niños y niñas pueden, no sólo «ver», parecido a como lo haríamos con nuestros ojos materiales, sino también ser capaces de ver tarjetas que están volteadas, ver la página de un libro sin abrirlo, ver qué tienen al lado, por detrás, al otro lado de la puerta, cuántas personas hay en una tienda antes de llegar a ella, o poder decir con precisión lo que hay dentro de una caja, por ejemplo.

También hemos observado, que cuando los niños y niñas practican esta habilidad, se posicionan en un estado interno mucho más fraterno. Un estado donde, por decirlo de alguna manera, dejan de ser ellos, acallan a su «ego», para ser parte de una entidad mayor, llamémosla matriz, universo, energía, o cómo queramos. Es decir, cuanto menos identificados con ellos mismos están, más increible es lo que llegan a «ver» o «saber».

¿Quien puede desarrollarla?

La generalidad de los niños y niñas hasta los 12 años puede activarla. A partir de entonces, el porcentaje de personas que activan su VEO® va disminuyendo con la edad.

Nuestra hipòtesis que justifica esta disminución es que con el tiempo, nuestro funcionar depende casi solo de la mente racional (hemisferio izquierdo), y  ésta no acepta fácilmente hacerse a un lado para que tome el mando la mente intuitiva (hemisferio derecho). Además, la seriedad y la exigencia impiden que la Visión Extra Ocular se exprese, y cuando tenemos más facilidad para fluir y jugar es cuando somos niñ@s.

Aquí tenéis una muestra de los resultados: varios videos donde niños y niñas que realizaron el método VEO trabajan con los ojos vendados: leyendo, dibujando en la pizarra, jugando a juegos de mesa… ¡las posibilidades son infinitas!

Y si os parece tan interesante como a nosotr@s, podéis seguir nuestro perfil de instagram, donde vamos subiendo nuevos vídeos y fotos de la VEO periódicamente.

¡A disfrutarlo!

¿Quieres seguir navegando?